Cómo usar un mando de Xbox One en tu teléfono Android

Puedes usar un mando de Xbox One en tu dispositivo Android emparejándolo mediante Bluetooth. Vincular un mando de Xbox One con tu Android es genial para jugar a juegos móviles, pero el mando no funcionará con todas las aplicaciones.

Todo el mundo ha visto el Bluetooth en acción cuando se trata de reproductores de música y auriculares, pero sus capacidades se extienden mucho más allá de eso.

Al aprovechar las funciones Bluetooth de tu teléfono o tablet Android, puedes usar el mando inalámbrico de Xbox One para jugar, usar aplicaciones e incluso navegar por la web en tu Android.

¿Quieres entrar en la acción? A continuación, te explicamos cómo emparejar el mando de Xbox One con tu dispositivo Android mediante Bluetooth.

Cómo usar un mando de Xbox One con tu dispositivo Android

Primero, asegúrate de que tu mando de Xbox One tiene capacidad Bluetooth.

Un mando de Xbox One con Bluetooth tiene un plástico alrededor del botón de Xbox que coincide con el resto del color del mando. Un mando sin Bluetooth tiene plástico de diferente color. Necesitarás uno con Bluetooth para emparejarlo con tu dispositivo Android.

El mando inalámbrico (imagen izquierda) coincidirá con el color primario del mando general, mientras que uno sin Bluetooth (imagen derecha) coincidirá con el color negro que se encuentra en la sección superior.

A continuación, asegúrate de que el Bluetooth esté encendido.

  • En tu dispositivo móvil Android, abre la aplicación Configuración. Si tienes problemas para encontrarla, pasa por la pantalla de inicio y navega por el menú de aplicaciones hasta que encuentres «Configuración», representada por un icono que se asemeja a un engranaje.
  • Toca «Conexiones».
  • Asegúrate de que tu dispositivo Android tenga el Bluetooth activado. Si Bluetooth no está activado, toca el control deslizante blanco junto a «Bluetooth» para que se ponga blanco y azul.
El Bluetooth está activado cuando el control deslizante junto a él aparece en blanco y azul.

Ahora, tendremos que preparar el mando.

  • Mantén pulsado el botón de Xbox del mando de Xbox One para encender el mando.
  • Localiza el botón de sincronización en el controlador de Xbox One. El botón está en la parte superior del controlador, entre los botones L1 y R1, y se reconoce por las tres líneas curvas que hay junto a él.
El botón de sincronización se encuentra en la parte superior del mando, cerca del puerto microUSB.
  • Mantén pulsado el botón de sincronización. Una vez que la luz del mando de la Xbox One empiece a parpadear, suelta el botón de sincronización.

Una vez que tanto el teléfono como el mando estén listos, podremos conectarlos.

  • Abre la aplicación Bluetooth de tu dispositivo Android. Esto puede hacerse rápidamente deslizando el dedo hacia abajo en el borde superior de la pantalla para abrir el menú de acceso rápido, y luego tocando sin soltar el botón de Bluetooth.
Puedes acceder a Bluetooth de forma rápida y sencilla tocando y manteniendo pulsado el icono de Bluetooth.
  • En este punto, deberías poder ver tu mando de Xbox One en la lista de dispositivos emparejados de tu Bluetooth. Si aún no ves tu mando de Xbox One en la lista, toca «Escanear» en tu dispositivo Android. Una vez que tu mando de Xbox One aparezca en la lista, tócalo para iniciar el proceso de emparejamiento.
Tu mando de Xbox One aparecerá en la lista de «Dispositivos disponibles» al principio, y pasará a la lista de «Dispositivos emparejados» una vez que se haya emparejado con éxito.
  • Una vez que el dispositivo Android se haya emparejado correctamente con el mando de Xbox One, el mando aparecerá en la lista de dispositivos emparejados y la luz del mando dejará de parpadear.

Ahora deberías poder usar tu mando de la Xbox One en tu dispositivo móvil Android. Es particularmente útil para los juegos móviles. Sin embargo, ten en cuenta que no todas las aplicaciones están diseñadas para ser usadas con un mando, y algunas aplicaciones podrían no responder a él.

Recuerda que cuando estés listo para usar el mando de la Xbox One con tu Xbox One, tendrás que volver a emparejar el mando con la Xbox One.